Las ideas y opiniones expresadas en los artículos e informaciones del periódico son exclusivas de sus autores y no necesariamente han de ser compartidas por la entidad editora

Noticia
Publicado: 29/08/2012 a las 13:32 horas
Seccion: Varios

Nuestra comarca como destino de neorrurales

Artesanía
Descripción foto La artesanía es una de las actividades a las que se dedican los nuevos pobladores, además de la creación de empresas relacionadas con la transformación de productos agroalimentarios y el turismo rural.

La despoblación es una realidad de los territorios rurales que supone un obstáculo para el desarrollo sostenible de las comarcas. Es por ello que este año decidí realizar el Máster de Desarrollo Rural en la Universidad de Extremadura para indagar sobre esta realidad. Al tener que realizar las prácticas en el ámbito del desarrollo rural, me informé de dónde poder realizarlas y el lugar elegido fue ADISMONTA por las recomendaciones que me hicieron por su innovación y buena gestión. Al mismo tiempo, tenía que llevar a cabo una investigación, así que pensé en desarrollarla centrándome en la incorporación de nuevos habitantes en el territorio, habitantes procedentes de ciudad que se asientan en territorios rurales.

La larga experiencia de trabajo de los técnicos de ADISMONTA en la comarca, me ofreció una fuente de conocimiento de primera mano sobre la dinámica de la población, la evolución del tejido empresarial y, en general, sobre el conocimiento del territorio. Del mismo modo, me facilitaron la identificación de distintos tipos de nuevos pobladores procedentes de ciudad. De esta manera, observé, que en la Comarca de Montánchez, existe desde hace varios años un movimiento migratorio desde el medio urbano al rural que ha pasado inadvertido y que es clave para la búsqueda de soluciones a la despoblación.

Siendo así, mi interés se centró en obtener el mayor conocimiento posible de estos nuevos pobladores. El principal objetivo de mi estudio se dirigió en intentar conocer las motivaciones que originaron su decisión de vivir en el campo, así como las dificultades que se encontraron en el proceso de asentamiento. Pensé que conociendo mejor sus vidas, problemas y aspiraciones podría conocer las aportaciones de estas personas al desarrollo de los territorios donde se instalan.

Para alcanzar estos objetivos, consideré que la investigación debía basarse en las experiencias de los propios protagonistas, por ello, realicé entrevistas en profundidad a siete personas ya establecidas en esta comarca con características diferentes aunque representantes de este grupo. Tras realizar las entrevistas y llevar a cabo un análisis de las mismas extraje aquellos rasgos comunes a todos ellos. Una gran parte de los entrevistados resultaron ser hijos de emigrantes, que mientras sus padres se lanzaron a la búsqueda de una nueva vida de lo desconocido pero también de las oportunidades, ellos mismos jugaron con la ventaja de ir hacia lo conocido, que se revelaba como un elemento facilitador para el asentamiento. En cambio, otra parte de los entrevistados son extranjeros y procedentes de otros lugares de España, que eligieron la Sierra de Montánchez  porque se adecuaba a sus necesidades, ya sea por estar en un lugar aislado, el buen clima o la aproximación a los servicios educativos más acordes con sus preferencias para la educación de su hijos. No obstante, todos ellos buscaban el contacto con la naturaleza, con su fauna y flora característica de Extremadura, y las relaciones con las personas que lo pueblan.

La decisión que tomaron las personas entrevistadas de cambiar de la vida urbana al medio rural, no solamente significó un cambio de escenario, sino un cambio en todos los aspectos fundamentales de su vida, cambio que a pesar de las dificultadas que se encontraron suplieron en su mayoría las expectativas que tenían en su imaginario. Este cambio, implicó una nueva actividad laboral, un hogar diferente en el que residir, una manera distinta de relacionarse con la sociedad y con el entorno, un contexto distinto en el que poder educar a sus hijos, en definitiva, una nueva manera de vivir.

Antes la agricultura y la ganadería eran las únicas opciones posibles en las que trabajar en el medio rural, hoy en día no. Y no es así para los nuevos pobladores, ya que gracias a las nuevas tecnologías, el espíritu emprendedor e innovador de estos, consiguen llevar a cabo negocios prósperos, diferentes, permitiéndoles realizarse a si mismos y a su vez generar empleo y progreso a su alrededor. Es por ello que me encontré con personas que desempeñaban actividades de los sectores del turismo rural, el agroindustrial, asalariados y artesanos.

Por lo tanto, después de realizar esta investigación, puedo decir que la aportación de los neorrurales al desarrollo rural es de suma importancia. Por un lado contribuyen a rejuvenecer la población, dado que por lo general son jóvenes en el momento de asentarse y muchos de ellos con hijos. Además el resultado positivo de su experiencia sirve como ejemplo y estimulan a que amigos, cercanos a ellos con los mismos intereses, se animen a establecerse en la comarca. Por otro lado, aportan un aire distinto a los estilos de vida, formas de ver el mundo, valores e ideas nuevas. La diversidad en su vertiente social, cultural y económica contribuye al desarrollo por el efecto dinamizador que crean a las zonas donde se asientan. Producen un gran aporte a la comarca donde se instalan dando valor a la economía y productos locales de la zona. Todos son conscientes del valor de la Comarca de la Sierra de Montánchez y Tamuja, tanto desde el punto de vista natural, humano, gastronómico como de calidad contribuyendo de una forma directa e indirecta al desarrollo sostenible de esta.

En definitiva, con este trabajo pretendo contribuir a que se conozca mejor este colectivo y que se valore el potencial humano que puede proporcionar.

La finalidad última de este artículo y del proyecto general de investigación, es mostrar que las ayudas institucionales pueden favorecer el asentamiento de nuevos pobladores, aunque no solo de neorrurales, y fijar población. Las aportaciones no solo tienen que ser económicas, mostrar el atractivo de la comarca, ofreciendo una disponibilidad a la vivienda adecuada y/o apoyar las actividades laborales podrían ser otra vía a tener en cuenta para seguir con la lucha de evitar la despoblación que tanto nos preocupa.

 

Julia Ybarra Sánchez-Contador, Licenciada en Antropología social y cultural, y alumna del Máster de Desarrollo Rural de la Universidad de Extremadura.

( Julia Ybarra Sánchez-Contador )

© 2007 ADISMONTA. Sierra y Llano Periódico de la Comarca de Montánchez y Tamuja
desarrollado por Solucionex