Las ideas y opiniones expresadas en los artículos e informaciones del periódico son exclusivas de sus autores y no necesariamente han de ser compartidas por la entidad editora

Noticia
Publicado: 19/01/2018 a las 12:59 horas
Seccion: Opinión

Caminos del deseo

CaminoMontánchez
Descripción foto Camino empedrado en Montánchez

O también llamados líneas del deseo, son esas veredas o atajos que tomamos para hacer más eficiente nuestro trayecto

Ni que decir tiene que muchos son el embrión de nuestros actuales caminos que de la mano de nuestros antecesores se fueron mejorando con la colocación de muros de piedra y fuentes naturales. La impronta que dejaron en el paisaje, permanece para nuestro disfrute.
La concurrencia en ellos ha ido a menos a medida que el campo se ha ido abandonando, pero la vida sigue y han ido apareciendo nuevos usos lúdico-deportivos que los han revitalizado.

Quienes los recorremos, no nos debería bastar con disfrutarlos, sino saber que tenemos la posibilidad por no decir la responsabilidad de sentirnos partícipes de su mejora. Y esto lo podemos hacer sobre todo con los más significativos de cada pueblo.
Y aquí es donde entran en juego esos majestuosos seres vivos anclados a tierra, los árboles, como elemento de mejora de aquel camino del deseo primigenio.
Me viene a la memoria el camino de los alcornocales de La Torre que, con sus árboles abrazando al camino dan ganas de que éste no se acabe, o los distintos caminos de subida que confluyen en Montánchez, con tramos en que ese “abrazo” de nuestros arboles es el que nos lleva a admirar la cubierta vegetal que nos envuelve,

Pero si nos maravillan estos retazos de sombra, ¿Qué pasaría si consiguiéramos convertir esos caminos, en verdaderos corredores verdes que tejieran una sombra continúa recorriendo nuestra pequeña geografía como autopistas de progreso? Como seña identitaria no estaría mal.

Claro que para ello no debemos ver a los árboles que circundan los caminos como elementos de la economía por su valor maderero, sino como valor paisajístico, por lo que su poda tendría esa finalidad para dar al entorno ese valor añadido en toda su zona de influencia.

Es un trabajo integral, por no decir minucioso en que cada árbol, cada rama, cada arbusto, cada piedra, cada muro, cada recoveco consigue dar al camino una entidad que va más allá de su función de conexión y sea un elemento patrimonial que nos caracterice.
Ha llegado el momento de que instituciones y organizaciones culturales de la comarca, ya sean senderistas, ciclistas o paseantes no nos conformemos con el tan manoseado dicho de “conservar el medio ambiente”, cuando lo que estamos obligados es a mejorarle y para ello deberíamos abrirnos unos a otros, dejar de ser grupos estancos y asumir estrategias globales de colaboración con el fin de mejorar la comarca.
La iniciativa que desde aquí traslado no es otra cosa que construir realidades paisajísticas, que si existieran serían muy valoradas.
Llegar a tener la entidad de caminos como el de “Dark Hedges” de Irlanda, parece difícil, pero los arboles suelen sorprender pues parecen que crecen lentos, pero en un abrir y cerrar de ojos miramos para arriba y ya solo vemos…….RAMAS !!

Es tan fácil dar sombra a un camino.! ¡A que esperamos, el tiempo corre!!

 

( Juan Sánchez Bravo )

© 2007 ADISMONTA. Sierra y Llano Periódico de la Comarca de Montánchez y Tamuja
desarrollado por Solucionex